Con un sencillo programa de entrenamiento físico podemos mejorar y mucho el nivel de nuestro pilotaje, además nuestro rendimiento en perfectas condiciones, se mantendrá durante mucho más tiempo a tope.

En el enduro tanto la moto como el piloto necesitan una buena puesta a punto.

Desde siempre, en el mundo de los deportes de motor, la mejora específica de la condición física del piloto, no ha sido tratada de la forma que merece. Este hecho es debido a la gran relevancia que tiene el aspecto mecánico (la moto y el equipo), sumado también a la trascendencia que adquiere el aspecto técnico en estos deportes de conducción. En el caso concreto del Enduro, los que conocen las exigencias físicas de esta disciplina del motor, entienden la imperiosa necesidad que tiene el deportista de estar en buena forma como un elemento esencial, no sólo para la consecución de máximos rendimientos, sino para garantizar el disfrute pleno de esta práctica.

Antes de entrar a profundizar sobre este tema debemos realizar diferentes consideraciones que nos ayuden a entender la cuestión: ¿Es importante entrenar?, ¿Qué es la condición física de un piloto? ¿Debemos estar en forma para practicar Enduro?

¿Es importante entrenar para hacer Enduro?

Todos los que hemos conseguido superar los primeros estadios del aprendizaje de la conducción de una moto de Enduro (arranques, frenadas, saltos, pequeñas caídas y golpes incluidos…), y hemos podido afrontar una salida por la montaña conduciendo por pistas, trialeras, escalones, piedras…; nos hemos preguntado alguna vez: ¿Que podríamos hacer para poder mejorar nuestro pilotaje? ¿Como podemos superar de una manera más fácil y eficaz, la gran cantidad de dificultades y obstáculos que se nos presentan?

En primer lugar es preciso indicar que hoy en día, en cualquier disciplina deportiva, se entiende que para conseguir niveles óptimos de rendimiento es necesario prestar la máxima atención a todos los elementos que afectan de una forma directa al deportista o como en este caso al piloto. Por ello en el deporte moderno, la mejora del rendimiento se basa en la planificación de un entrenamiento que mejore y relacione adecuadamente todos estos elementos. Este concepto se relaciona con el principio de totalidad del ser humano al realizar cualquier tarea motriz.

Tanto en el ámbito de la actividad física, como en el del deporte (incluyendo aquí, por supuesto, a todos los deportes de motor), se entiende a la persona como un todo, una máquina casi “perfecta”, un global con un conjunto de factores perfectamente sincronizados que nos permiten desarrollar cualquier movimiento, para trabajar, para aprender, incluso para divertirnos…, en definitiva para vivir.

En el ámbito deportivo, se entiende que los factores o condiciones que nos permiten realizar diferentes tareas y en concreto las habilidades de conducción son: La condición técnica y táctica, que es el nivel de dominio y control de los diferentes movimientos que nos permiten conducir nuestra moto. La condición intelectual y psicológica del sujeto, es decir, el nivel cognitivo para resolver con eficacia las diferentes dificultades que plantea la conducción, y la capacidad de autocontrol de la ansiedad en diferentes situaciones, así como el poder de concentración. Y por supuesto la condición Física o el estado de forma física del piloto que nos permite afrontar el esfuerzo realizado al conducir.

Un fácil ejemplo nos lleva a pensar que para superar una trialera con éxito se requiere…

“Saber subir por la trialera”, es decir tener la condición técnica adecuada para conducir la moto, avanzando y superando los obstáculos (tener buen tacto del gas, una punta de embrague cuando es necesario, y colocar el peso del cuerpo sobre la moto de forma adecuada…) Esta condición se destaca como un factor de vital importancia, ya que es indispensable un dominio técnico mínimo para poder avanzar correctamente y sin accidentarnos. Por ello es natural que se de gran importancia a estos elementos técnicos de conducción, y se trabajen desde el inicio de forma especifica.

“Estar suficientemente fuerte”, es decir tener una buena condición física para guiar, empujar, remar; ser resistente para aguantar toda la trialera sin desfallecer, y tener esa punta explosiva de velocidad para subir ese “maldito escalón”

“Ser inteligente” para abordar las dificultades y la pendiente por la trazada ideal, para subir mejor y más rápido. Saber controlar nuestros “nervios” y estar concentrado o relajado según se requiere en cada momento y realmente creerte que tu puedes subir.

Y por supuesto todo ello partiendo de la base que disponemos de “Una moto adecuada” y en condiciones para poder hacer Enduro.

En todos y cada uno de nuestros movimientos, estas condiciones actúan de forma interrelacionada y, por supuesto, participan plenamente cuando conducimos una moto, cuando la ponemos en marcha, cuando aceleramos, frenamos, saltamos… y todas ellas las podemos mejorar entrenando.

Sobre la condición técnica, cabe destacar que esta especialidad se basa, de forma principal, en realizar habilidades técnicas de conducción extremadamente precisas, como es el dominio de la acción de las manos sobre los mandos y de los pies sobre las palancas (para realizar adecuadamente las acciones de aceleración, de cambio, de frenada), los equilibrios corporales, los desplazamientos de los pesos del cuerpo sobre la moto, la superación de dificultades…etc. Es evidente que existe gran diferencia si el entrenamiento se plantea para un piloto novel o amateur, que persigue una positiva mejora de su conducción; al entrenamiento planteado hacia un piloto profesional, en el que el grado de exigencia y dedicación debe ser máximo, buscando los mejores resultados deportivos. En el primer caso el entreno puede ser general y extensivo, y en el segundo caso se debe entrenar de forma intensiva y específica cada uno de los aspectos, mediante programas adaptados a cada piloto, a sus objetivos y a sus particularidades.

Para hacer Enduro se debe ser un piloto completo, un piloto “total”.

La condición física de un piloto de Enduro Es interesante detenernos en este apartado, para entender como interviene este aspecto en el rendimiento de esta disciplina.

En relación con nuestro ámbito off road, podríamos decir que la condición física de un piloto, es el estado óptimo de un conjunto de capacidades físicas y orgánicas de nuestro organismo, que nos permiten aplicar las diferentes habilidades de conducción con eficacia. Es decir, la condición física, es el “nivel físico” o “estado de forma” que nos dan la facultad de dirigir nuestra moto por el sitio deseado y como nosotros queremos (no como quiere, ni por donde quiere la moto), y por lo tanto afecta directamente al nivel de la conducción y al disfrute d la actividad.

La condición física del piloto está compuesta por los diferentes estados de las capacidades físicas y su desarrollo en conjunto nos proporciona el nivel de nuestro estado de forma: La capacidad de Fuerza. En todas las disciplinas deportivas, y en concreto en el Enduro, la capacidad de la fuerza, es trascendente. Se trata de la capacidad que nos permite tener el nivel de fuerza suficiente para mover la moto, y aguantar el peso del cuerpo en diferentes situaciones.

La capacidad de Resistencia, es decir, aguantar el esfuerzo de conducir la moto el tiempo que dura una salida, o resistir la fatiga que produce el cúmulo de esfuerzos realizados. El tipo de resistencia basados en esfuerzos de larga duración, esencial para el Enduro, se le denomina la resistencia aeróbica. Pero en el Enduro existen numerosos momentos en el que el esfuerzo puntual es máximo, subir el escalón “imposible” en una trialera, realizar un tramo o una crono “a tope”… En este caso los movimientos que realizaremos son explosivos de intensidad máxima, pero su duración es breve, hablamos de la resistencia anaeróbica o resistencia velocidad.

La capacidad de Flexibilidad. En la práctica del Enduro, se suceden posiciones corporales extremas muy comprometidas, donde los segmentos corporales (tronco, brazos y piernas) realizan movilizaciones de gran amplitud, por ello es de suma importancia trabajar adecuadamente la flexibilidad y la elasticidad muscular para realizar movimientos completos, amplios y elásticos sobre moto y sobre todo para evitar lesiones musculares o articulares.

Deja una respuesta